viernes, 8 de febrero de 2008

¿Directora de una sucursal del Opus?

La verdad es que no sé por qué empiezo este blog. A lo mejor porque está de moda y me hace gracia lo de poder contar a alguien, alguna cosa de tu vida. Pero no es la moda lo que ha hecho que me decida a empezar. Tengo treinta años -recién cumplidos!!, así que casi veinteañera-, y algo más de cinco dirigiendo un centro del Opus Dei. Sí, soy del Opus Dei, Numeraria. Y directora de un Centro. En ocasiones me preguntan, pero ¿qué haces exactamente cuando diriges un centro del Opus Dei? Lo definitivo ha sido, que hace unos días, comiendo con una amiga de la Universidad, me dijo "que orgullo tener una amiga directora de una sucursal del Opus". Me hizo gracia el asunto: ¿realmente tengo yo una sucursal del Opus? Y me he lanzado a contar, para el que quiera leerlo, de qué va esto de ser directora. Trataré de ser constante, pero a ver que sale. De momento ahí queda mi primera publicación. Ojala tenga futuro. En próximas entregas- ahora que se ha puesto tan de moda esto de las series- iré contando lo que podría ser un 24 horas, pero en directora del Opus Dei. Que también tiene su emoción y su intriga. Hasta pronto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog. Nunca pensé que la conversación del otro día diera para tanto, veo que soy la "culpable" del blog. Aunque supongo que es una excusa para escribir, es lo que siempre te gustó. ¿te acuerdas del rollo que metías en los comentarios de literatura? pobre señora...La verdad es que no se te daba nada mal, que te vaya bien!!hasta otra!

Exnume dijo...

Hola, Lidia, bravo por tu blog. Yo he sido numerario durante 18 años. Actualmente soy Cooperador de la Obra y estoy casado. Mi esposa y yo tenemos 4 hijos de 5, 3, 2 y 6 meses.
Estamos muy felices y vivimos con gran cariño a la Obra.
Sólo te animo a que nunca los criterios pasen por encima del Espíritu. O mejor dicho, que no se reduzca jamás el Espíritu de la Obra a un conjunto de criterios.
Tengo muchas vivencias al respecto de este punto y cuando esto sucede, además de prostituir así el legado de nuestro Padre, se hace un daño cierto a la Obra de Dios.
¡¡Qué importante es la Libertad de Espíritu!!
Te invito a ver mi blog
Un abrazo
P.D.: He llegado a tu blog por el blog ded Angi.