martes, 19 de febrero de 2008

Entramos en lo de colegial

Me ha hecho gracia, porque al empezar esta entrada he pensado mirar en un diccionario el significado de la palabra colegial, y pone en una de sus acepciones -además de joven inexperto y tímido- "el que monta mal a caballo". Digo me hace gracia porque precisamente el otro día viví la experiencia de montar en uno y la verdad es que no se me dió del todo bien. Así que también en este aspecto me veo algo colegial.
Volviendo a nuestro tema, colegial -en relación a la forma de "mandar" en el Opus Dei- se refiere a que, a pesar de ser la directora de un centro, nunca decides nada sola. Por otra parte, en las familias, o en muchas organizaciones, también se funciona así. En mi caso, y en el de todos los centros, cuento con tres personas, que forman lo que se llama el "consejo local", para el trabajo de organizar la vida del centro, las actividades que en él se realizan, etc. Así que, con ellas decido lo que podemos ir haciendo. Aunque la verdad, lo que procuramos, por que de eso se trata y es lo que más me gustaría conseguir, es intentar que a través de nuestras decisiones, se viva lo que Dios le hizo ver a San Josemaría. En realidad, un director del Opus Dei, es como un defensor del espíritu de la Obra. No sé si se entiende. Volviendo a la entrada "ahora sí que cuento", un director es el que está pendiente -junto con el resto de personas de la Obra de su centro- de que de verdad se encarne en cada uno ese mensaje que hay que recordar, (sigo haciendo referencia a la anterior entrada) de que podemos encontrar a Dios en todas las situaciones de nuestra vida. En resumen, se trata de que si una persona que no conociera de nada el Opus Dei, al entrar en un centro, pudiera decir: yo no sé muy bien que es esto, pero sólo con verlo me doy cuenta de que Dios es muy importante en este sitio, de que se toman en serio el trabajo y que procuran querer de verdad a las personas. Desarrollaré más esta idea.

No hay comentarios: