lunes, 25 de febrero de 2008

¿La gente responde?

Me pregunta grechen -que hay que ver lo que pregunta, pero me gusta porque al menos me lee y además me pone fácil de que hablar- que si la gente de mi centro responde cuando se le encarga alguna cosa. Y entramos aqui en un tema que me gusta mucho: la libertad. No sé si abordarlo hoy, que es monday again, y again un poco asco de monday. Pero como poco importa que sea monday o no, allá vamos, y a hablar de la libertad toca. La gente sí que responde. Responde, por que quiere responder. Como en todos sitios, algunos días respondemos mejor que otros, o nos salen mejor las cosas, pero respondemos. Incluso algunos días podemos responder que no, pero respondemos. Y eso pasa en mi centro. Las que viven conmigo, están aquí porque quieren. O mejor -y esto es lo más interesante, y lo que realmente te lleva a responder- porque Dios quiere que estemos. Cuando hablo sobre esto con algunas personas, me preguntan como tengo tan claro donde quiere Dios que esté y qué quiere que haga. Me recuerda a una grandiosa intervención de uno de mis sobrinos en la boda de una de mis hermanas. Al escuchar que el sacerdote decía que la celebración del matrimonio no era únicamente un acto social, sino que íbamos a escuchar la palabra de Dios, absolutamente perplejo de lo que estaba oyendo, y sin recatarse del volumen de su voz, comentó sorprendido "¿de Dios?". Sí de Dios, pero de eso hablaré en otra entrada. La gente responde, responde porque quiere. Responde con libertad, responde con libertad a un compromiso que cada una hemos adquirido -valga la redundancia- con libertad. Hasta pronto.

No hay comentarios: