lunes, 26 de mayo de 2008

Menos mal que me ha pillado en plena sesión de animación personal

Menudo comienzo de monday. Resulta que nada más ponerme a lo del blog me encuentro un comentario de alguien de mi querido público, que me dice que se niega a ser de mi querido público. Le agradezco la franqueza. La afirmación ha sido contundente: "pues mira- me ha dicho- yo no te pienso leer". Y le agradezco también que me enlace con su radical blog. Eso me ha dicho también. No pensaba yo que esto de meterse en el mundo de los blogs iba a dar para tanto. A ver si ahora los trastos que intento no tirarme con la gente de mi centro me los voy a empezar a tirar en el Internes!!!!Por otro lado Javier -gracias por tus comentarios a ti también- me dice que no me he mojado mucho contestando en lo de los trastos. Vamos que es una pena no tener una abuela internaútica para darle un tono entrañable a los comentarios de mi blog. Pero me gusta. Así que ya que Javier pide más radicalidad de respuestas, y otro me va a enlazar en su radical blog, mañana presentaré una nueva versíón de este blog para que estén contentos los que me leen y pegar un poco más en los blogs de los que no me leen. Así que hasta mañana.

4 comentarios:

Ángel. Miblog dijo...

Lidia, y lo que te queda, y lo que te queda. Yo si te leo y leeré, jejeje. Ángel.

Anónimo dijo...

Pero que es ésto!!!Yo pensaba que en al Opus no se podía hablar de casi nada y menos con tíos, y cual es mi sorpresa cuando de repente encuentro este blog en el que se cuenta de todo y además hacen comentarios dos tíos (uno más agradable que el otro) y se les contesta. Me tienes intrigada, así que sigue contando cosas.
Una pregunta,¿qué opina tu familia de todo ésto?

Javier dijo...

A Anónimo: supongo que seré yo el agradable ¿no?

Anónimo dijo...

Parece que esto se va animando, por si no lo sabía Lidia, lo más interesante de un blog son los comentarios de la gente que opina. Y lo que uno cuenta, peo tú por ahora cuentas poquísimo, por no decir nada. La palabra mañana es la que más sale en tus escritos, me recuerda al "Vuelva usted... " de Mariano José de Larra.