jueves, 25 de septiembre de 2008

Lo que se dice poderes no...

Ayer en mi entrada os recordaba que tengo poderes, y en un comentario me decían que qué tipo de poderes. La verdad es que hacía alusión a una broma que hice en unos días en los que sin saber por qué adivinaba las cosas... pero se acabó lo de los poderes. En el fondo no estaría mal lo de los poderes, aunque cuanto más normal sea la cosa mejor. Lo que no me vendría mal es que me volviera la imspiración, y no consigo que me vuelva. Entro en el blog y pienso ¿y ahora que cuento? Y llevo unos días que no se me ocurre. Por otra parte lo veo normal, por que la realidad (no lo virtual) es que en el Opus Dei tratamos de ser santos con lo ordinario, con lo de cada día. Y por eso a lo mejor, a veces me da la impresión de que tampoco tengo mucho que contar. Seguiré escribiendo que acaba de llegar una de mi casa y l evoy a acompañar a merendar. Hasta luego.

1 comentario:

gueRRera de la LUZ dijo...

Todos los cristianos tenemos que ser santos en lo ordinario.