martes, 28 de octubre de 2008

No me lo creo!!

La verdad es que sabia que llevaba unos días sin meterme en el blog, pero no creía que tantos. Ya siento. Pero bueno, aqui estoy. Hace dos días fue mi cumple. De momento he decidido no cambiar el subtítulo del blog. En el fondo, sigo diciendo la verdad. Tengo treinta años recién cumplidos. Otra cosa es que además de tener los treinta (que por cierto que estoy como la canción de Tontxu de está mejor que nunca con los treinta y tantos..)cumplidos, haya cumplido ahora treinta y uno. Madre mia como pasa el tiempo, o el time. Y la verdad es que cuando cumplo años siempre me parece increíble los años que cumplo. Cuando mi hermano mayor entró en la treintena, a mi me parecía imposible que alguien pudiera tener un hermano de esa edad, y ahora en cambio me parece muy poco treinta. Es la vida. Lo importante es que no pase el tiempo como si nada. Hay un punto de Camino (recomiendo ese libro)-el primero- que dice "que tu vida no sea una vida esteril. Se útil. Deja poso". Me gusta. Ojala mi vida deje también poso, no tanto por dejar mi poso, sino por dejar el poso de Dios. Eso lo explico mañana. Prometo volver a la batalla de los blogs. Sorry por mi ausencia. Good bye.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Good morning everybody!!!

Hola de nuevo. Ayer terminé mi entrada casi casi por derribo, ya siento pero me tenía que ir. Pero lo importante es que aqui estoy de nuevo. Podría no estar, por que he tenido la suerte (o desgracia, ahora diré por qué) de que ayer se me olvidó ponerme el despertator (es vena Vaugahn de andar por casa). Así que, si no llega a ser por el ruido de fondo, podía seguir durmiendo que, la verdad, tengo bastante capacidad. La cosa es que en lugar de a las 6.15 me he levantado a las 6.37. Y aunque parezca poco, a esas horas, 22 minutejos, no dejan de ser 22 minutejos. Y uno lo agradece, aunque -por eso decía lo de la desgracia- he tenido que correr un poco más para llegar a la hora, y la verdad correr a esas horas, como que en fin Serafin. A lo mejor alguno piensa que para qué me levanto tan pronto. Aunque mucha gente se levanta a esa hora. Y me gusta que hoy forme parte de mi día a día haberme dormido. Así también sale la hora de levantarme. Mis dos últimas entradas, han sido contar como hacemos en el Opus Dei para que nuestro trato con Dios sea intenso y podamos luego encontrarle en todo lo que hacemos, haciendo de lo ordinario, la materia de santificación. Quizá alguno pensara al leerlo que con tanto rezo, a ver de donde sacamos tiempo para lo ordinario, lo de cada día. y es que para que eso, y te dé tiempo a dedicar al trabajo las horas que todo hijo de vecino dedica, tienes que organizarte - con alegría, no en plan angustioso- para que todo quepa. Hacer lo que debes y estar en lo que haces. Y eso todos los días, sí que va convirtiendo lo de cada día, en algo curradete. En mi centro a las 7 hacemos media hora de oración y a las 7.30 tenemos Misa, y después todas salimos a nuestros trabajos, clases, cada una lo que tenga. Seguiremos hablando. Por cierto, en el Sinodo de la Palabra que se está celebrando en Roma, una ponente china le ha sugerido al Papa que abra un blog en el que comente cada día un versículo del Evangelio. A ver si cuaja esta sugerencia. Sería una buenísima aportación en el mundo de los blogs. Pero mientras sale, volvamos al mundo real que es el que realmente es real. Allá vamos.

martes, 14 de octubre de 2008

¿Y la lectura del libro espiritual?

La verdad es que no sé que me ha dado a mi con lo de la lectura, pero como dije que lo explicaría lo explico. Después del speech que solté ayer sobre el Evangelio- por cierto en el Sínodo de la Palabra de Dios que se ha celebrado en Roma animan a la lectura del Evangelio (podeis leerlo en Zenit)- os cuento hoy de que va y para que sirve lo de leer un rato cada día un libro de algún tema espiritual. Para ser más concreto mejor cuento con que estoy haciendo yo ahora la lectura. No sé si sabrá mi querido público, que estamos celebrando en la iglesia un año dedicado a San Pablo, por el 2000 aniversario de su nacimiento. Así que yo ahora me estoy leyendo un libro que se llama San Pablo en sus cartas. Y me ayuda. Me da ideas de como explicaba él lo que era el cristianismo, me anima en la lucha al ver que él también tenía dificultades...Dice San Josemaría en Camino "En la lectura —me escribes— formo el depósito de combustible. —Parece un montón inerte, pero es de allí de donde muchas veces mi memoria saca espontáneamente material, que llena de vida mi oración y enciende mi hacimiento de gracias después de comulgar." Creo que él lo explica mejor. Así que por hoy basta. No me extiendo más. Sorry pero me tengo que ir. Good day.

lunes, 13 de octubre de 2008

Siguiendo con lo de la lectura...

La verdad es que el otro día dejé de escribir por que iba a ser sino una entrada muy larga, pero se me quedaron algunas cosas sin terminar de aclarar. Algo dije de que hacía un rato de lectura de algún libro espiritual y que lo explicaría, pero quiero explicar antes lo de que todos los días leo un rato el Evangelio. Así es. Cosa que es, desde mi experiencia y la de muchos cristianos, confirmada por lo que aconseja la Iglesia y por otro lado el sentido común, algo muy importante en mi vida. En realidad la vocación al Opus Dei es como una confirmación de la vocación cristiana. Y el cristianismo no es -a pesar de que hoy en día mucha gente lo entienda e incluso muchos cristianos lo vivan así- un conjunto de obligaciones y prohibiciones. No se trata de eso. Pensar eso del cristianismo sería quitarle la esencia y pensar en una especie de corsé que hace que tu vida sea una especie de angustia y que no puedas disfrutarla como los demás. Y de eso nada. Yo me considero una afortunada por haber conocido la fe cristiana y por que me han enseñado a vivirla de una forma radical -en el sentido de que para mi ser cristiana no es algo de un rato, sino que marca toda mi vida y todo mi día- y a la vez esponjada (no sé si se entiende esto). Vamos que yo de encorsetada no voy por la vida, ni creo que lo esté. Todo lo que hago es por que quiero. Y volviendo a lo del Evangelio - Deus meus que capacidad de irme por las ramas (que pena que no sepa como se dice rama en inglés porque me aflora la vena Vaughan)- un cristiano es el que sigue a Cristo y para seguir a alguien hay que conocerle. Y no solo eso, hay que tratarle. El Evangelio (Palabra de Dios) es uno de los cauces por los que Dios nos habla (de ahí lo de palabra) y cada uno tenemos que descubrir que lugar tenemos nosotros en el Evangelio. Continuaré explicándome que again (ahí va Vaughan) me estoy alargando. Alé happy day a everybody y creo que ya he conseguido quitar lo de las letras, no?

viernes, 10 de octubre de 2008

¿Cómo hago para en lo ordinario encontrar a Dios?

¿Cómo hago para en lo ordinario encontrar a Dios? Lo primero con la oración. Muchos veces le preguntaban a San Josemaría que cual era el secreto del Opus Dei y contestaba que era la oración. Cuando hablo con mi familia, con mis amigas de lo que es ser del Opus Dei, les suelo explicar -es lo que más me gusta- que la vocación al Opus Dei es de contemplativos en medio del mundo. ¿Qué quiere decir eso? Que al igual que un religioso se aparta del mundo para dedicarse con exclusividad a Dios, a CONTEMPLARLE, en el Opus Dei tratamos de vivir lo ordinario contemplando a Dios. Me hacía gracia un anuncio de cerveza de hace ya algunos años, que salía el típico guaperas que decía todos los días me levanto, trabajo, como, trabajo, ceno, duermo, me levanto, como, trabajo... y seguía mostrándonos la monotonía de su vida hasta que por fin llegaba el tan esperado fin de semana para tomarse la tan esperada cerveza que le hacía salir de su tan monótona vida. Pues un cristiano tiene la suerte de no tener monotonía en ese sentido. Sabe que trabaja y que puede ofrecer su trabajo bien hecho cuidando detalles pequeños: por ejemplo llegar puntual, intentando ser amable con los compañeros cuando hay algo que contraría, sabiendo pedir perdón cuando no hemos sabido serlo... detalles que explicaré pero que van saliendo en la medida en que uno va teniendo trato con Dios y Dios va TRABAJANDO su alma, ayudándole a parecerse cada día más a Él. Puede sonarle raro lo que digo a alguien que no haya tenido la experiencia de tratar a Dios de tú a tú. Yo todos los días hago dos ratos de oración, uno por la mañana y otro por la tarde. Asisto cada día a Misa, rezo el Rosario, hago alguna Visita a Jesús en el Sagrario, hago un rato de lectura de algún libro espiritual que me ayude a saber el por qué de lo que hago (en otra entrada explicaré más a fondo para que hago ese rato de lectura), leo unos minutos el Evangelio, y por la noche antes de acostarme intento pensar un poco con Dios cómo ha ido mi día, le doy gracias por lo que ha ido bien, le pido perdón por lo que no ha ido tan bien y le pido ayuda para el día siguiente. Todo esto lo hago no porque me entre cada día una vena mística loca y me dé por rezar, sino porque soy consciente de que para saber encontrar a Dios en lo que hago, necesito toda su ayuda. A veces mis amigas me dicen que les resulta exagerado ir a Misa todos los días. Para mi no lo es. Es más, aunque muchos días me cueste e incluso me dé cierta pereza, ir a Misa es una necesidad. Si quiero vivir una vida cristiana en serio, necesito tratar a Dios. Seguirle de verdad. San Josemaría decía: que busques a Cristo, que encuentres a Cristo, que trates a Cristo, que ames a Cristo. Y en eso estamos. Sigo otro día que por hoy ya está bien. Animo con el día y que vivan los blogs!!!!

miércoles, 8 de octubre de 2008

Ahí va el video que me pide Conan

Me pregunta Conan -hay que ver los nombres que nos ponemos en el mundo virtual- que donde puede conseguir algunos videos de San Josemaría. Ahí va una dirección que conozco donde cuelgan con cierta frecuencia videos de San Josemaría y el Opus Dei. Espero que te sirva, Conan!!!
canal san josemaría

martes, 7 de octubre de 2008

SOS!!! Acabo de llegar a casa...

Ya lo siento acabo de llegar a casa y en nada cuento con irme a cenar. La verdad es que con total sinceridad me he metido en el blog por aquello de que lo que se dice se hace!!!Tengo que explicar que he hecho hoy para hacer que lo ordinario sea santificable. No digo extraordinario, por que francamente creo que no es hacer cosas extraordinarias, se trata de darte cuenta de que en todo lo que hago puedo encontrar a Dios. Tengo que decir que en realidad esto lo expliqué al principio de mi blog, en las primeras entradas.Pero aún así lo volveré a explicar, que el principio de este blog empieza a quedar ya algo lejos... Pero lo haré mañana, sorry, tengo ganas de estar con las de mi casa. Mientras, para los que realmente tenéis interés os dejo con una homilía de San Josemaría que explica perfectamente lo que trataré de explicar yo en otra entrada. Se titula Amar al mundo apasionadamente. See you.

lunes, 6 de octubre de 2008

Cuántos comentarios

Madre mia!!! O Mare meva que dirían los valencianos!!!Tenía hoy cinco comentarios (para los megablogeros no será ná...). Me ha hecho gracia especialmente el de la que se hace llamar guerrera de la luz, que efectivamente es bastante guerrera, pero se lo agradezco, por que me facilita temas para mi blog, que ya os he confesado, me está costando más últimamente, por falta de inspiración y por pluriempleo: pero tengo el firme propósito de continuar -aunque a temporadas renqueando- con mi publicación virtual. Me dice la guerrera, que eso de santificar lo ordinario lo hace todo hijo de vecino, que explique cómo hacemos que lo ordinario sea extraordinario. Y tiene razón. Me pide la guerrera, que hable más del cómo y no tanto del qué. La verdad es que me parece una buena pregunta, tanto que la voy a pensar y la voy a contestar mañana con calma. Me había metido en el blog sólo para ver si alguno me había comentado algo el fin de semana, y con la intención de anunciar que hoy también es una fiesta importante: el aniversario de la Canonización del Fundador de la Obra. Así que para la que estaba contenta con lo de que me saltara el régimen, anuncio que today again (no controlo la Vena Vaughan) me jump el régimen. Y tomorrow (en honor a la guerrera y a mi anónimo preferido -lo confieso, se echan de menos sus comentarios, como todo periodista que se precie me gusta la polémica) contaré el verdadero COMO de lo ordinario. Mientras, sólo decir a Angel que no entiendo lo que pone en su comentario de que quita las letras??? Buen día a todos.

jueves, 2 de octubre de 2008

Hoy tenía que escribir

Hoy no hay excusa. No podía ser que en un blog que lleve por título Mi día a día en el Opus Dei, no escribiera algo el día del ochenta aniversario de la Fundación. La verdad es que de momento el día va muy bien. Dentro de un rato iré a hacer una Romería (ir a ver la Virgen a alguna ermita o Iglesia a ella dedicada) para dar gracias por la Obra, por mi vocación y pedir por mi fidelidad y la de todas las personas de la Obra. Y luego claro está, la comida. Sigo con mi propósito firme de saltarme el régimen. Faltaria más. Por lo demás todo muy normal. Para algo nos santificamos con lo ordinario. Os animo a entrar en la web de Opus Dei, hay cosas muy interesantes en relación a esta fecha.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Ochenta años

No se me asuste mi querido público que todavía no cumplo ochenta años. La verdad es que dentro de poco cumplo treinta y uno, no sé si tendré que cambiar el subtítulo de mi blog. Lo que cumple ochenta años es la Obra. Mañana hace ochenta años que Dios le pidió a San Josemaría que fundara el Opus Dei. Así que mañana será un día grande, de acción de gracias y de celebración. Comeremos comidita güena y rica de fiesta. Parece que solo doy importancia a eso, pero es que me he puesto a régimen (desde que me pidieron que pusiera una foto en el blog, je,je) y la verdad es que me hace ilusión saltarmelo un día. Porque hombre, en el ochenta aniversario de la Obra claramente me lo voy a saltar. Y es que para mí es por supuesto un día grande. Estoy muy contenta siendo del Opus Dei, es lo mejor que me ha pasado, así que daré gracias a Dios mañana especialmente por la Fundación del Opus Dei y por haber querido contar conmigo -que hago lo que puedo- para sacarlo. Mañana más. Saludos desde mi blog.