lunes, 1 de diciembre de 2008

Por fin reaparezco

Lo siento, sé que llevo sin aparecer por el blog la tira, pero ya se sabe que siempre a final de año todo empieza a acumularse, todo el mundo está más cansado y quedan menos huecos para los hobbies. Pero aqui estoy. Sigo algo obsesionada con San Pablo pero muy bien. Ayer, con ocasión del primer día de la novena de la Inmaculada, tuve la suerte de estar en un rato de tertulia con el que representa al Prelado del Opus Dei en España, con D. Ramón Herrando (quién quiera saber más de quien es que entre en www.opusdei.org). Y una de las que asistía le preguntó precisamente cómo hacer para que los cristianos de hoy en día nos parezcamos más a los primeros cristianos en la valentía que tuvieron para defender su fe. Y me gustó mucho la respuesta. Nos animó a no tener miedo a quedar mal. Decía -y tiene razón- que como queramos agradar a todo el mundo, al final uno termina sin saber quién es él mismo. Y es verdad. Pero lo que más me gustó es que añadía "somos lo que somos ante Dios". Y es que, lo que piensen los demás ni nos pone ni nos quita a lo que realmente somos. Y seguía diciendo que además teníamos que ser gente rezadora, gente recia, que nos teníamos que proponer golpes de audacia a lo largo del día. Así que he empezado este monday con ganas de dar algún que otro golpe de audacia. El primero ha sido no decir eso de que asco de monday. Buen comienzo. Sigo con mi día ahora. A ver que tal sale. Os deseo a todos mucha suerte en el día de hoy. Por cierto, ya tuve mi segunda clase particular de Teología, y mañana tengo la tercera, así que pal miércoles avanzo con mi faceta teologic. See you, Lidia

1 comentario:

Rocio dijo...

"Somos lo que somos ante Dios" y yo digo !qué pequeños somos y qué grande es DIOS".bstos Rocío.