lunes, 20 de abril de 2009

Benedicto XVI

"Solo el reconocimento de la dignidad del hombre permitirá eliminar la intolerancia". Esto dijo ayer el Papa en el rezo del Regina Coeli (que sustituye al Angelus durante el tiempo de Pascua). Y cuanta razón tiene. Acabo de terminar de leer el periódico y la realidad es que cúantas cosas cambiarían si cada hombre reconociera no sólo la dignidad de los demás, sino la suya propia. Y es que parece que es muy progre lo de que todo vale, pero la verdad es que es un retroceso. El viernes se me ocurrió preguntarle a una niña de las que viene por la asociación que cuantos hermanos tenía. Me contestó que tenía tres hermanas y que de chicos tenía también tres (la cosa iba de trios): su padre, un perro y un periquito. Hombreeeee!!!!! Pobre padre, no? No es lo mismo -para mi gusto- tener un padre, que tener un perro o un periquito (que orgulloso estaría mi padre si leyera esta entrada!!!). Vete tú a saber -como no se le aclaren las cosas a esta pequeña- donde acaba su padre. A lo mejor en un desliz se lo lleva de mayor a una perrera, en vez de a una residencia. Por ahí se empieza. Por no dejar claro cual es la dignidad del hombre. Y no solo es preocupante el asunto de cambiar residencias por perreras, sino el vivir no como personas sino como animales, que ya se empieza a ver de todo. Pero como defender algo es intolerante, y aquí hay que ser progre por encima de todo, que cada uno elija el animal que prefiere. Yo la verdad es que lo que tengo claro es que no elejiría ser una de las vacas de la exposición de Madrid!!! Sinceramente, me quedo con la dignidad de persona humana que favocere más al hombre -por que es la que Dios le ha dado- y la que le hace realmente tolerante con los demás. Buen día.

3 comentarios:

megafonia dijo...

ole con tu entrada! que bien que hayas vuelto, a mi me gustaria ser un oso

Viva Cartagena! dijo...

Pues es muy gracioso lo del padre, el perro y el periquito, sí.
Yo también tengo un perro que, hoy por hoy, es casi como si fuera mi hermano ¿y qué?
Tienes que revisar lo que dice C. S. Lewis sobre el animal domesticado, el único animal "natural": el único que ocupa el lugar para el que fue creado.
En fin, que entiendo tu entrada y me ha gustado, aunque aquí no tenga espacio para explicarlo.
Ánimo!

Ángel dijo...

Bueno, las vacas ya han pasado a la historia de Madrid. Te sigo